ESPACIOS PARA RECARGAR

ESOS MOMENTOS CUANDO PARECIERA QUE NO SUCEDE NADA

Si existiera una fórmula mágica para desparecer las preocupaciones o volvernos inmunes a los sobresaltos diarios de nuestra existencia, la vida fuera sedentaria y con poca capacidad para responder y superar las adversidades.

Los seres humanos para bien o para mal somos de naturaleza sensible, estamos en un constante proceso de acción y reacción ante las demandas de nuestro exterior; afectando el espacio interior y debilitando la energía que permite realizar las actividades de nuestro cuerpo y mente.

Hay diferentes prácticas y terapias que ayudan a restablecer y alinear el flujo energético, devolverle fuerza a nuestro espíritu y balance a nuestras emociones; algunas están más accesibles a nivel de presupuesto y facilidad para ejecutarlas, que otras.

Quiero compartirte mi práctica,  a la que denomino “Espacios para Recargar”; se trata de momentos durante el día que aprovecho para estar en calma y sin conflictos, momentos en los que pareciera que no pasa nada y logro que suceda mucho.

Conexión con la naturaleza,  me levanto a las 5:00 a.m. para tomar mi baño y observar a través de la ventana la paleta de colores con que el amanecer transforma la noche en día.  ¿Qué hace este momento especial? el silencio que caracteriza al amanecer, la conexión visual con un espacio infinito, pocas personas disfrutan levantarse antes que la mayoría (y yo soy una de esas) y es cuando eres más dueño de tu tiempo (mientras todos duermen).  Los fines de semana, acostumbro levantarme antes que mi familia y abro una de las ventanas de la sala, a través de ella entran con mucha intensidad los primeros rayos del sol, me siento junto a esta sobre un mat, aprecio el paisaje y  leo párrafos o páginas de un libro. 

Hablando de paisajes más de una vez al día tomo fotos del amanecer, atardecer, anochecer, del mar, de cualquier detalle con el que  la naturaleza a través de su sencillez logra despertar mi atención. Qué hace este momento especial? la relación silenciosa con el momento, la atención para captar el contraste de colores que sea llamativo y el significado que quisiera darle para un “post” a futuro.

Por último mi colección de verdes, pequeñas especies de cactus que he ido coleccionando y que al menos una vez a la semana me acerco a ellos para hablarles con los ojos, en silencio y sin horarios.

Paseos al aire libre,  algunas veces mi esposo me invita a recorrer la ciudad en moto,  le pido salir antes de las 6:15 a.m., hora en que los fines de semana los carros aún no han saturado la calle.  Qué hace este momento especial? la ausencia de tráfico y personas, el olor y temperatura de la brisa, el silencio del paseo, ser copiloto y no conductor, el olor de la comida en los puestos de venta (clandestinos) de comida, el despertar de la ciudad y la libertad y variedad de contenido visual. 

Encuentro con el teclado, como mencioné al principio somos seres sensibles y unos más que otros.  Sin ser bueno o malo, a veces reflexiono sobre experiencias propias o ajenas y sobre condiciones de la vida; un día decidí aprovechar esa fluidez de ideas para escribir en mis cuentas de instagram y luego me interesé en escribir para esta revista electrónica.  Qué hace este momento especial?  el espacio que me regalo para desconectarme del exterior, la profundidad de pensamientos que una idea superficial puede generar y el interés por compartir con los demás sin necesidad de hacer debates o cuestionamientos.

Mis comidas,  tengo un metabolismo y una vida físicamente activa;  por eso desayuno, almuerzo y ceno sin remordimiento y con mucho disfrute.  Sin embargo, como soy amante del silencio mi comida especial  es la cena; me desconecto de cualquier tema familiar y entrego todos mis sentidos al momento.

Para aumentar nuestra fuerza interior podemos hacer desde ejercicio, alimentación sana, dietas detox, un buen café, escapadas a la playa, leer un libro y, como lo describo arriba, aprovechar esos momentos en que pareciera que no sucede nada y permitir que suceda todo.  Para descargar la mente basta darle significado a los pequeños placeres que están a tu alcance.